Cintillo Oficial Gobierno
Leonardo Mateu

Leonardo Mateu

Conocí a Leonardo Mateu hace 26 años. Leonardo era estudiante de doctorado del Dr. Vittorio Luzzati en París y visitó el Centro de Biofísica y Bioquímica en 1972, para dictar un seminario en el que estuve presente, y del cual aun tengo vívidas memorias del impacto que me produjo el nuevo enfoque estructural de la Biología, que Leonardo Mateu comenzaba a propugnar aquí en Latinoamérica. Fue dos años después, en 1974, que Leonardo regresó al IVIC como Investigador Asociado y fundó el Laboratorio de Estructura Molecular del Centro de Biofísica y Bioquímica. Este laboratorio fue el primero dedicado al estudio de la Biología en términos estructurales que se creó en Latinoamérica. Aún recuerdo vívidamente en mi memoria a Leonardo Mateu con su bata blanca, y un gran matraz de Erlemeyer en la mano, tarde en la noche por los pasillos del Centro de Biofísica y Bioquímica. Recuerdo como, junto a Tomás Kirchhausen, pasábamos largas horas cada noche discutiendo con Leonardo sobre la relación entre la estructura y la función de los sistemas biológicos y su impacto en la Biofísica y en la Fisiología. Leonardo nos inició a Tomás ya mí en ese fascinante mundo que explicaba en términos de la estructura de un sistema, cómo este funcionaba.

Leonardo había aprendido el oficio de biólogo estructural directamente de Vittorio Luzzati, pionero del estudio de la estructura-función de los lípidos en las membranas biológicas. Leonardo nos introdujo al fascinante mundo de la relación entre la estructura y la función de los sistemas biológicos, a través de los rayos- X de pequeño ángulo. El nos mostró el bosque fascinante de las estructuras biológicas, y nos llevó de la mano a uno de sus más hermosos recodos donde estaba la estructura y función de la mielina, la capa aislante que recubre los nervios optimizando sus características de transmisión de señal eléctrica, y de la cual Leonardo Mateu es uno de los expertos más reconocidos a nivel mundial. Igualmente nos enseñó las técnicas estructurales y sobre todo la filosofía de la relación estructura-función, nos enseñó a vivir en ese bosque, a cazar ya recolectar en él y nos permitió llenar nuestros morrales con bellos especímenes experimentales y con una poderosa técnica .estructural, la difracción de rayos-X de pequeño ángulo. Fueron cuatro años, de 1975 a 1979, que compartí intensamente desde el punto de vista intelectual con Leonardo como mi maestro y que marcaron mi carrera científica. Con él tuve el placer de hacer ciencia de primera línea en un ambiente de intensas discusiones y arduo trabajo experimental. El horario normal de trabajo del laboratorio de Leonardo comenzaba a eso de las 8:30 de la mañana hasta pasadas las 6 de la tarde y luego desde las 8:30 de la noche hasta altas horas de la madrugada, de lunes a sábado, ya veces los domingos.

Recuerdo y aún veo la capacidad de trabajo de Leonardo sin descanso, trabajando, haciendo experimentos, haciendo cálculos y gráficos, guiándonos a Tomás, ya mí, discutiendo experimentos y sobre todo la increíble excitación que era capaz de transmitir cuando los experimentos indicaban nuevas posibilidades, cerraban alguna o nos daban nuevas pistas. Su entusiasmo era contagiante, pero la clave fue que nos contagió a Tomás y a mí el amor por la ciencia de descubrir como funcionan los sistemas biológicos en base a cómo son sus estructuras. Leonardo con firmeza mantenía su objetivo de formar un grupo en Latinoamérica que estudiara la estructura de sistemas biológicos y su función. Hizo lo imposible por tratar de enviar a sus discípulos a los centros de excelencia en investigación estructural en Biología.

Leonardo: tus discípulos aprendieron de tu entusiasmo y amor por la ciencia. Tus discípulos aprendieron que el científico lo es puertas adentro del laboratorio, y también afuera del laboratorio, en cada sitio y en cada momento de sus vidas. y la ética científica no sólo se ejerce puertas adentro del laboratorio sino en todo sitio, situación y momento. Tus discípulos nos contagiamos de tu pasión por la ciencia a través de tu constancia en los últimos 32 años. Tu decisión por formar varias generaciones de relevo -el esfuerzo que dedicaste a formar científicos profesionales y los años consumidos en el Centro de Estudios Avanzados (CEA) del IVIC- ahora rinde frutos para beneficio del Instituto y otras instituciones de ciencia en el mundo. Tu meta empezó a cumplirse y ya el nuevo Departamento de Biología Estructural del IVIC ha cumplido su primer año y está en plena actividad con más de 27 científicos y personal de apoyo trabajando en él. Tu determinación de que la ciencia debe ser útil y práctica para el común de los mortales, se plasmó en dos proyectos de investigación importantes para el sector salud, tanto en lo concerniente a patologías que afectan a la población venezolana como la de países vecinos. Por una parte es necesario resaltar los últimos 5 años de investigación de Leonardo Mateu, quien ha emprendido una colaboración con los neurólogos del Hospital Universitario de Caracas para estudiar la estructura de la mielina en biopsias de nervios surales provenientes de enfermos con polineuropatías periféricas de los tipos: Guillain-Barré, Déjérine-Sotas, Alcohólicas, Diabética, por Vasculitis, por contaminación de metales pesados, por contaminación con compuestos orgánicos como insecticidas y pesticidas y de algunas otras de presencia frecuentes en las consultas del hospital; así como la puesta a punto de modelos de esas enfermedades en animales de laboratorio para ensayar los tratamientos que se aplican actualmente a los enfermos con el objeto de tratar de mejorar dichos tratamientos. La colaboración con el Hospital Universitario de Caracas también contempla el desarrollo de modelos animales de Esclerosis Múltiple para tratar de encontrar tratamientos alternativos que sean más eficaces que lo que se suministran actualmente.

Además de los logros obtenidos en el estudio de la estructura de la mielina en los sistemas mencionados, Leonardo Mateu desarrolló un sistema para estudiar cristalográficamente cálculos renales de apenas un miligramo de peso y por ese desarrollo es por el que le otorgaron el Premio Nacional de Desarrollo Tecnológico del CONICIT en el año 1984. Con este servicio ya han logrado atender a unos 15.000 enfermos de Litiasis Renal, prueba del deseo de Leonardo Mateu de acercar sus investigaciones a la solución de problemas de salud de la |población venezolana. Los que hemos tenido esporádicamente que atender y recibir a los pacientes que vienen a traer cálculos renales para su análisis día a día, semana a semana podemos dar fe de la sensación de logro cumplido que se siente al poner a la ciencia al servicio de la comunidad, y de la integración que esas personas comunes y corrientes que desfilan día a día nos hacen sentir comprometidos de nuestras posibilidades como científicos con la comunidad que paga nuestros sueldos, nuestros experimentos, instrumentos y equipos, y nuestro futuro. Y aquí viene lo de la palabra EMERITO. Que significa EMERITO? Según la Real Academia de la Lengua EMERITO, del latín emeritus, aplicase a la persona que se ha retirado de un empleo o cargo cualquiera y disfruta algún premio por sus buenos servicios y también dícese especialmente del soldado cumplido de la Roma antigua, que disfrutaba la recompensa debida a sus méritos . Pues bien, Leonardo Mateu es un EMERITQ del IVIC más bien con la segunda acepción de soldado cumplido que disfruta la cosecha de lo que sembró, más que con la primera acepción, ya que en la práctica y de hecho no se ha retirado de su oficio de biólogo estructural, y veo muy difícil que alguna vez lo haga.

Quién es Leonardo Mateu hoy? Es el mismo científico profesional y auténtico de siempre. Cuánto trabaja? Aún de sol a sol y más. Se cansó o como diría Rómulo Betancourt, se empantufló y enchinchorró? Pues no, Leonardo Mateu cumple -ya jubilado pero muy activo- una jornada que muchos aún no jubilados quisieran poder equiparar Es decir no se ha cansado y sigue trabajando por su país! Leonardo es un ejemplo para las nuevas generaciones: el líder científico debe ser el primero que llegue, para ejemplo de los más jóvenes que lleguen después que él, y el último en irse, para sonrojo de los otros más jóvenes y pujantes que se traten de ir antes. Y es así en todos los laboratorios líderes del mundo: la jornada es de sol a sol, de lunes a domingo, y solo así se puede sacar el trabajo experimental en biología estructural en los institutos de investigación de excelencia: un trabajo en el Journal of Molecular Biology, por ejemplo, cuesta para cualquier grupo científico del mundo, al menos dos años de sangre, sudor, lágrimas y fuego, de intenso esfuerzo.

Que le pide el Departamento de Biología Estructural a su nuevo Investigador Emérito? Le pedimos que use su madurez científica y su experiencia para consolidar a los nuevos científicos de su grupo de Investigación que use su experiencia e imaginación para trazar los nuevos rumbos y evitar tumbos y pérdida de esfuerzo, de mentes y de dinero. Que use su ejemplo para frenar que nuestros nuevos científicos emigren más al norte. Fred Sanger comenzó a trabajar -digamos que comenzó- en el MRC Laboratory of Molecular Biology de Cambridge ya maduro, logrando ganar el Premio Nobel en Química. Ese es nuestro ejemplo... y fue el segundo Premio Nobel de Química que Fred Sanger se ha ganado! Leonardo, te pedimos que trabajes más duro y con más esfuerzo que hasta ahora, para que con tu continuado ejemplo tus nietos y bisnietos científicos logren volar más alto y pongan la ciencia venezolana en la historia de la ciencia para orgullo de nosotros los venezolanos. Te pedimos que ahora con la tranquilidad que te da la madurez científica de soldado cumplido, y con el apoyo de las nuevas generaciones que tú mismo formaste, te concentres y dejes volar tu mente e imaginación e inventes nuevas tecnologías biomédicas que permitan que el común del venezolano sienta que sus científicos locales -no los catires que ve por cable y por CNN- si son capaces de hacer descubrimientos de importancia, no por la fama o prestigio efímeros asociados, sino por la necesidad que tiene nuestro pueblo de ciencia biomédica que sirva efectivamente para algo útil y práctico, y resuelva nuestros problemas biomédicos locales. Para el Departamento de Biología Estructural es un honor y un orgullo, tener a un científico del calibre de Leonardo Mateu en su staff Leonardo: has dado muchísimo para el país y para el IVIC, por lo cual te expreso en nombre de los científicos que laboramos en el Departamento de Biología Estructural nuestro agradecimiento y aprecio, nuestro apoyo incondicional.

Visto por Raúl Padrón, Investigador.

Fecha

20 Julio 2015

Categorias

Emeritos